Me hacen feliz

miércoles, 1 de junio de 2011

Lo impredecible y yo.

Nunca me dieron miedo las drogas. Tomé conciencia, sí, pero miedo, nunca. Me dan miedo las arañas, que nunca sé qué esperar, con esas patas que se mueven tan rápido y no sé a dónde van a ir. O a veces prefieren jugar al muerto y se quedan duras en un lugar. Me da miedo lo impredecible, porque me acostumbré a poder manejar todo. Hasta los sueños, yo sueño y si tengo una pesadilla me digo hey, tranquila, es una pesadilla, cambiala. Y la cambio. Y así no tengo miedo ni dolor ni nada más que lo que yo quiero.

Me acostumbré a una vida cómoda sin sobresaltos, toda controlada. Y después de tenerla bien ordenada como una biblioteca de viejo erudito, tuve que destruirla. Necesité salir a buscar aventuras, desafiarme todo el tiempo, hacer actividades diferentes. Y ahí necesité buscar la posición correcta y aprendí cosas nuevas. Como no me bancaba que me digan que no, me adaptaba, como cambiaba los sueños. Entonces ya no hubo más miedo.

Y si las cosas salían mal, me volvía a adaptar. Les buscaba la vuelta para que no me hicieran mal. Procesaba todo según lo que me convenía. Y nada me afectaba.

Pero cuando empecé a tener algo con la mina de los tatuajes, sin saber qué pero teniendo algo, mis sueños dejaron de poder ser controlables. Es más, se volvieron contra mí: sabían de mi miedo a las arañas y me las mostraban siempre que quedaba dormida. Grandes, peludas y rápidas. No me picaban, porque mi miedo no es que me piquen. Sé que me pueden picar, porque son arañas. Pero no sé a dónde pueden ir. No soportaría tener una araña en mi mano, porque puede quedarse ahí o llegar hasta mi oreja.

Leí La interpretación de los sueños, porque quería, una vez más, poder tener dominio de las cosas. Pero no pude. Y claro, no soy psicóloga y no se puede psicoanalizar a uno mismo.

Por primera vez sentía que tenía algo realmente incontrolable en mis manos, porque no era lo mismo que buscar lo incontrolable, esto había irrumpido en mi mundo sin tocar el timbre y yo no tenía otra opción que cebarle unos mates. Y por más que lo analizara, lo incontrolable seguía estando. A veces me charlaba un rato, otras veces me desafiaba a duelo. Lo incontrolable marcaba el ritmo de la acción, el desarrollo de la trama y yo lo seguía.

Y lo incontrolable, por ser incontrolable, no se mostraba únicamente en la soledad de mi departamento. Lo incontrolable se aparecía cuando estaba con la mina de los tatuajes y me llevaba al extremo, me apretaba una parte del cerebro y me obligaba a decirle cosas que me pasaban, contarle mis historias, mis miedos que no eran a las arañas, lo que quería con ella. Y descubría otra faceta de lo incontrolable: la vulnerabilidad, darle lo más preciado que se tiene a alguien y confiar en que lo va a saber apreciar como uno y que no va a usarlo para desafiarme a duelo como lo impredecible dentro mío. Y ése impredecible, el que está en manos de otro, es el más impredecible de todos.

27 comentarios:

  1. Y parace que es similar a lo que estuve aprendiendo en este tiempo ...
    ... cuando el amor llega,es muy difícil mantener todas las cosas guardadas en un cajón, es como si perdiéramos LA llave que lo esconde y controla todo ...
    y si, da miedo ...

    ResponderEliminar
  2. Ahora, sólo por curiosidad. ¿Es realmente tu camaleonización un factor a favor? ¿O consideras que adaptándote controlas? y de ser así, ¿Cómo controlas? Si el hecho de la adaptación lógicamente te sugiere una desventaja. Entonces no controlas, sino más bien evitas el choque, el impacto. Disculpa mi escepticismo, pero por lo que leo, más que dominante pareces condescendiente. Pues si no lo conseguís, ¿Cambias? Que hipocresía. Ahora bien, cual es el objetivo del cambio, someter al otro. Porque todo control sugiere dominio. Y el dominio sugiere sometimiento de la parte controlada. Por otra parte, y esto es un poco más autobiográfico. Es más hipócrita aún que digas que nada te afectaba luego de la adaptación. YO lo hice, y no solo hablo de adaptación. Sino de sobre-adaptación.
    Aún así no disiento con lo que escribís. Pero si me encantaría que me aclares, porque tal vez entendí cualquier cosa. Igual, si me puse así es porque me gustó.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Moncho, no suelo responder los comentarios, no al menos de un modo explícito en este espacio pero dado que solicitás una respuesta, la voy a dar.

    No planteo a la adaptación como negativo ni como positivo, simplemente como un recurso que puede darse a modo de supervivencia, por así decirlo. Y es una postura que genera polémica porque puede entenderse como muy cobarde, una actitud que nunca se enfrenta, no va al choque, no se termina de desafiar realmente. O puede ser vista de un modo activo y consciente como forma de tomar de las cosas lo mejor que pueda tomarse, lo cual implica un esfuerzo muy grande.

    El tema del dominio, vos entendés como dominio del otro, yo, en este caso, lo planteo como dominio de uno mismo, de esas cosas que no se pueden entender ni manejar, de lo irracional, lo que irrumpe en tu cabeza y te deja paralizado en medio de la avenida.

    Volviendo a lo positivo vs. negativo, a mi no me interesa tomar una postura, me interesa problematizar, ver los matices y las complejidades. Me interesa más el desarrollo que la conclusión, a menos que la conclusión sólo sea un período y después vuelva a servir como desarrollo.

    Está bueno que te movilice a pensar, sea tu conclusión positiva o negativa, lo importante es que te mueva, que ocasione algo.

    Espero que te haya servido esta respuesta. Si quedaron puntos que quisieras que te aclare, por favor planteámelos y los debatimos. Me encanta el debate.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Planteas la supervivencia y el autocontrol. Bien, es algo esclarecedor. Explicás la idea del cambio cono un recurso, lo cual es valido visto desde el punto de vista de la publicación. E incluso se ve rectificado con la idea de "tomar lo bueno". No quito la dificultad de ello, pero, ¿No es un tanto reduccionista, y al mismo tiempo naif y utópico (utópico no, necio mejor) la idea de no aceptar lo malo. Porque las cosas en su completud, no son más que la suma de cosas buenas o malas (ejemplo el cigarrillo, el placer que genera PRO, el cáncer CONTRA) y no aceptar lo negativo es un tanto partidista. Incluso diría, que aceptar lo malo es algo necesario para el equilibrio emocional del humano, de vos, de mi.
    Tomalo desde la psicología (yo tampoco soy psicologo) pero sin ir muy lejos la gente satisface deseos de dos tipos de cosas. Las que nos gustas y las que no. Si, suena masoquista, pero las cosas que no nos gustan también satisfacen deseos que no conocemos conscientemente.
    Ahora, pasando al autodominio... Eso me gustaria charlarlo en vivo... Total hoy en día hay millones de formas de comunicarse...

    ResponderEliminar
  5. Éste blog plantea un poco el tema del crecimiento, de ir viendo distintas formas de abordar las problemáticas. El personaje bordea, siempre en los límites, no puede definirse porque no es todo tan blanco o negro, no puede enfrentarse y se acerca desde formas diferentes, desde lo que es dado en la cultura como "natural", desde las drogas, la "promiscuidad", la experimentación. En este caso recurre a otra cosa. Son todas formas de un intento de conocerse, todas con pros y contras, seguramente. Todo método tiene sus fallas y deja algo afuera. Lucero busca ir completando desde distintos puntos algo que de por sí no está completo: ella misma. Y descubrirá, con el tiempo, que ciertos métodos la desbordan, como éste que describo en este post: no es perfecto, tiene sus contras, sin dudas, por algo en un momento la desborda y llena de los impredecible. Son pasos que va dando para poder acercarse más a sí misma.

    ResponderEliminar
  6. El resto de las cuestiones que quieras hablar, estoy de acuerdo en hacerlo, pero prefiría que fuese por otro medio como el mail, ya que si no suelo responder por este medio es por una posición tomada: creo que mis respuestas pueden condicionar en algo grado la lectura y no es algo que me gustaría. Prefiero abogar por la libertad de cada uno y la forma personal de acercarse a los textos.

    ResponderEliminar
  7. Esta bien, pero hablaste de vos misma en tercera persona, ¿eso significa que son más de un@ publicando?

    ResponderEliminar
  8. Soy una sola persona. El hecho de hablar en tercera pasa porque la persona de la que se escribe no es la misma que la que escribe. Me explico un poco mejor: no tiene que ver con que sea o no autobiográfico sino con que la persona plasmada en la pantalla es una imagen mental (y toda imagen mental, por más mía que sea, tiene que ver con procesos psicológicos que hacen que no sea igual a uno, es lo que uno ve de sí mismo). Hay una intención de escritura, hay algo que se quiere mostrar, entonces no soy Yo la que escribo (sujeto físico) la misma que esa yo de la que hablo (sujeto escrito). No sé, capaz que me enredé. No tiene que ver con un desorden esquizoide o múltiples escritoras sino con una postura tomada ante lo que implica escribir, sin importar qué tipo de persona se utilice.

    ResponderEliminar
  9. Te cuestionan mucho por lo que veo Lu !


    Me encantó, me sentí muy identificada sobretodo por el tema de la fobia a las arañas y el no poder controlar los sueños que es lo que me viene pasando hace un tiempito...

    Seguí así, te banco !


    Besotes miles y gigantes

    ResponderEliminar
  10. Juro que te leo y me escucho, nunca pude contarle nada mío a nadie por ese mismo miedo: lo incontrolable, el no saber qué piensa la otra persona de lo que siento se me hace insoportable.

    P.d.: Te leo siempre y realmente tenés un don para escribir (:

    ResponderEliminar
  11. ser vulnerable da un miedo impresionante, es cierto. Más que cualquier insecto o cualquier alucinógeno, quizás porque la vulnerabilidad, si viene de la mano del amor, viene de la mano del insecto con más patas, con más colmillos y con una letalidad infinita, a menos que se lo pueda controlar. Unn cuasi imposible.

    ResponderEliminar
  12. Esto es curioso, ya que suelo criticar descaradamente el hecho de comentar algo subjetivo y cuasi ajeno a tu entrada, pero tiene un fundamento "lógico" (por así decirlo) en mi forma de razonar y crear analogías.

    Al leer lo que escribiste, tanto texto como las respuestas al mini-debate que surgió, tuve una perspectiva tal vez más amplia que la que hubiera conseguido en otro momento. Pido disculpas de antemano, dado que la revelación también fue propia, al sentirme completamente oxidado en el uso de la prosa y todo lo que sea desparramar ideas impunemente, sólo para despejar las abrumadas concepciones que surgen en mi cabeza. Puede que sepas de lo que hablo, y, de no ser así, espero que nunca pases por ello. Bueno, pero me estoy desviando...

    Como te decía, al leer, me di cuenta de varias cosas. Creo que el consentimiento y la identificación con el "arte" de adaptarse es algo que está de más remarcar. Suele ser una necesidad innata de las personas el hecho de querer controlar todo cuando, en verdad, tristemente dejamos que miles de situaciones se escapen de forma innecesaria a nuestro control.

    A mi forma de ver, la palabra "hipocresía" es un poco fuerte y no expresaría de ningún modo lo que me gustaría decir. No es que no acepto o disiento con los comentarios que recibiste. Es más, probablemente, fueron dichas oraciones las que me despertaron de esta somnolencia en la que me encuentro sumido desde hace meses.

    Adaptarse, mimetizarse, camuflarse, esconderse... Usar máscaras. Así es como yo le digo. Pero todo ésto tiene un punto ciego, una de esas tangentes a la realidad que surgen de forma inesperada nos termina agarrando por sorpresa. Es factible que dicho de esta forma te suene muy poético, muy mediocre, pero la verdad es que terminamos siendo bichitos atrapados en esas hermosas telas que tejen tus "queridas" arañas. Porque, si te ponés a pensar, ellas podrían ser una buena analogía para muchas personas. Extrañas, impredecibles, aparentando distintas cosas y formando redes invisibles en las que nos quedamos pegados sin darnos cuenta.

    A todo ésto, mi mayor revelación no fue la similitud en actitudes que tengo con vos sino con algo que me dijiste hace un tiempo con respecto a Lucero.

    Tengo que admitir que no lo pensé en ese entonces. No por no quererlo así, sino que estaba enfocado en algo diferente y no lo pude ver. De todos modos (y quizás ésto sea lo mas tonto que escriba), mientras leía tus respuestas, se formó en mí una imagen de lo que, a mi entender, decías y se sumaron a ella una cantidad inexpresable de fragmentos de vida, filosofía, ideología y arte, de lo cual sólo voy a destacar una analogía con la película Vanilla Sky.

    Me explico: si tuviera que elegir una lista en la que aparecieran escenas que marcaron mi psiquis en momentos complicados, ella entraría en mi selección. Entre otras cosas, se ve destacado el hecho de que el protagonista se encuentra atrapado en el sueño perfecto que, a pesar de todo, se va transformando en pesadilla. Entonces, vino a mí la necesidad de manipulación que tienen las personas, de querer que todo sea placentero e, incluso, querer borrar y modificar la realidad por cosas que no fueron.

    ¿Qué tiene que ver esto con vos? Tal vez sea más que evidente a lo que me refiero, pero, es en ese último punto en el que recayó mi atención. Que puede que hayas vivido todo este blog como puede que no. Que quizás sólo te preguntaste "qué hubiera pasado si...?" y que teniendo ésta vez el poder en tus manos de reescribirlo, aprovechaste. Podrías transformar los hechos y, aun así, te terminarías encontrando atrapada en que el sueño de hadas no existe y tus palabras tomarían una vida impredecible. Porque, vos viste cómo es ésto, siempre se encuentran dualidades: luz-oscuridad, bien-mal, sueño-pesadilla...

    Bueno, me explayé mucho más de lo que quería. No es mi intención armar un debate. No me veo a la altura de eso. Sólo me encontré motivado por cómo se dieron las cosas.

    En fin, sin dar más rodeos, me despido.

    Adiós.

    ResponderEliminar
  13. Hoy estoy dejándole pedazos de mí a la gente, o a la imagen de gente, o a ambos, sujetos físicos y discursivos. Y asombrosamente, el significante me lleva de la mano directo hacia la idea que quiero expresar: estar "sujetos". Sujetos a algo. Tu noción de "lo incontrolable" no podría haberme recordado más a algo que me viene pasando y que hablé justamente hoy con un amigo. Le comenté que ando llevando a cuestas por la vida un texto que escribí, dirigido a otro amigo, que habla ni más ni menos que del conocimiento, la conciencia que tengo de mis pasos y del patrón de mis pasos, y la coetánea incapacidad de "apropiarme" de ese patrón, hacerlo mío, adueñarme, que el patrón sea el plan transparente de mis decisiones sinceras, que sea mi diseño. No sé, sigo arribando a la conclusión de que soy mi sometida, mi voluntad cede ante el abismo escondido de "lo incontrolable" que subyace, y quiero ser dominatrix.

    ResponderEliminar
  14. Seré breve...






    (impredecible, no?)

    ResponderEliminar
  15. Hola!
    Me encantó. Bueno, ahora no se que me pasó mero se me borraron todas las palabras que tenía en mente para decirte. La cosa es que me gustó mucho, me senti muy identificada. El amor a mi me pegó duro, más que la 'euforia' sentía miedo. Era algo extraño y todavía sigo dudando si es amor o es solo una amistad muy profunda... cabe decir que la otra persona no siente nada muy recíproco que digamos por mi. Así que desde una dramática perspectiva, era yo contra un mundo lleno, rebosante, de prejuicios. Y nadie en quien apoyarme. Solo caminar y caminar, sufrir y pensar, llorar y deprimerme, confundida como estaba sin nadie en quien confiar. Hata hice una rima, no? pero bueno, así sigue siendo. Es duro pero nada se le puede hacer. Solo seguir adelante.
    Auna cosa más: amo las arañas! jaja, me gustan muchísimo, soy rara, o eso dicen las personas 'normales' heterosexuales también, jaja. Pero solo te quería decir eso, me gustan muchísimo!! y me da mucha pena cuando las matan, cuando yo encuentro una en mi casa la tengo en un frasco unos días y pasa las noches en mi mesita de luz- Despúes de unos días la devuelvo a la naturaleza :D


    Saludos
    Penny

    ResponderEliminar
  16. Asi como los sueños, los actos fallidos, los olvidos y otros... son manifestaciones del inconciente... es algo latente en la oscuridad de la cajita que guarda todo lo que causa displacer que intenta manifestarse de alguna manera...
    no es casualidad que en tu titulo haya leido "La imprescindible" en lugar de "Lo impredecible" (:
    No tengo otra manera de expresarte lo que me parecio tu historia!

    ResponderEliminar
  17. A mi me ha encantado, como siempre tu post y sólo te diré una cosa;
    Porqué das tantas explicaciones?? Ya sabes a quien me refiero...

    Besazos

    ResponderEliminar
  18. Mi querida.. esconder la vulnerabilidad es para cobardes sin vuelta atras! nada mas adrenalinico que decirle a alguien con quien NO tenes confianza: ACA DUELE y ver qué hace a continuacion.
    :)

    ResponderEliminar
  19. Muy interesante tu blog Me he quedado leyéndote una vez mas
    ME GUSTA...

    ResponderEliminar
  20. Llegué de casualidad o tal vez no.
    Me gusta la profundidad de lo que leo.me conmueve.me descubro en estas palabras y en esta dificultad para hacer con lo que no se sabe como.tambien escribo por eso, aunque no solamente.
    Sigo leyendo.
    Saludísimos

    ResponderEliminar
  21. Me viene a la cabeza decirte un clisé. Pero es lo que pienso y no tengo mejor forma de expresarlo. Que es mejor haber amado y perdido que nunca haber amado. Y es mejor ser vulnerable por entregarte a alguien que seguir con la coraza de acero en soledad. Y que las mejores cosas se dan cuando recorremos el camino a ciegas, porque si predijéramos todo, dónde queda la gracia de vivir?

    ResponderEliminar
  22. Todo el mundo tiene pánico a sus propias arañas....
    Cada uno se enfrenta como mejor sabe o puede.
    Te dejo mis caricias

    ResponderEliminar
  23. te escribo, para agradecerte, me atrapò la trama, pude sentir el estado de ivulnerabilidad....y por alguna razòn no recordaba porquè te tengo entre los blogs que debo leer...
    ahora lo recuerdo...

    ResponderEliminar
  24. Como si esto fuese una especie de "coincidencia"...
    Me llego.

    ResponderEliminar
  25. The power of vulnerability
    http://www.ted.com/talks/lang/eng/brene_brown_on_vulnerability.html

    ResponderEliminar