Me hacen feliz

lunes, 30 de agosto de 2010

Hombrecito de tela y mujer de carne y hueso.

A Flor la conocí en una exposición snob que había venido a mi ciudad pero que originalmente era de Capital. Un montón de caras no conocidas surgieron y hablaron de lo bueno que era el arte contemporáneo mientras comían bocaditos y tomaban vino. Apenas miraban las obras para irse a saludar a sus amigos y conocidos. En ese ambiente que me repugnaba me sentía una pasajera en trance, estaba ahí para ver las obras e irme, pero algunas me pedían que me quede unos minutitos más. Había una proyección que me había llamado la atención: era una filmación constante de alguien haciendo ejercicio frente a un televisor ochentoso con un fondo de marcha militar. No sé por qué ante una obra uno tuerce la cabeza y tiene la necesidad de decir lo que está pensando. Vi que una silueta femenina se acercó a mi y le dije que quizás lo que nos asombraba del arte era la capacidad de decir lo que siempre vemos pero con un lenguaje nuevo.


La chica no respondía nada y yo seguía mirando fijamente esa proyección que con su ritmo hipnótico por momentos parecía absorberme. Tiré la cabeza hacia atrás para ver si seguía habiendo tal chica al lado mío y si, estaba mirando, ella no torcía la cara pero entrecerraba los ojos, como si ese lenguaje no fuera nuevo solamente sino también complicado o estaba aplastado cual durazno japonés. Le sonreí de oreja a oreja porque me alegré de que no use las palabras “paradigmas”, “planteamientos” o tenga un bocadito en la mano. Supongo que mi cara rozaría lo tétrico entre mi sonrisa desencajada y mi cuello hacia atrás para verla. Pero no se fue corriendo, se rio un poquito y me dijo que se llamaba Florencia y que le diga Flor o Flopi pero nunca Flopirencia. Me reí también y como me gustó su forma de presentarse le dije de ir a fumar un pucho afuera. Me acompañó.


Entre las pitadas que daba al pucho detecté el mecanismo paki de nombrar al novio cuando sospechan de la homosexualidad femenina o la heterosexualidad masculina. Deslizó cinco veces la palabra minovio (porque sin el posesivo no tenia importancia). Cada vez que lo hacía yo sonreía un poco y despeinaba mi nuca, aunque no dejaba de resultarme un poco tierno. La invité a tomar una cerveza y seguir la charla más tranqui pero tenía que esperar a su novio así que me fui con otros amigos.


Minutos más tarde a uno de mis amigos que la conocía le llegó un mensaje de Flor o Flopi pero nunca Flopirencia que decía que le pida a la chica-arte que la agregue al face y que su novio se había olvidado de ella por quedarse jugando al póker con los amigos. La seguidilla de hechos es fácil: mail, chatear, nos podríamos encontrar. Le llevé un hombrecito de tela que le hice para que lo use de prendedor, y con ironía le deslicé un lo bueno del muñequito es que no te deja por póker, a riesgo de que me mande a la recalcada (bueno, ya saben cómo sigue la puteada).


Durante esas tres cervezas que tomamos nos desinhibimos lo suficiente como para que ella me diga que siempre quiso estar con una mina pero que se sentía demasiado grande (¡con 26 años!) y tiempo suficiente para que yo desarrolle mi defensa de la poligamia como libertad mental que en ese tiempo tanto me gustaba. Flopi o Flor me decía que nunca se lo había planteado mientras apoyaba los codos mas al centro de la mesa, por ende más cerca mío con la cabeza apoyada en las manos y sus ojos fijos en los míos. Y yo continuaba mi defensa como solemos hacer cuando tomamos un poco de más y al otro le interesa nuestra concatenación de palabras.


Yo apenas salía de mi relación con Rachel y me importaban cada vez menos cosas: mis juegos para salir de la rutina, el sexo, el faso, pensar. Con ella tuve todo eso porque cada vez que iba a su casa jugábamos a la conquista. Un día era una persona directa que la empujaba contra una pared, otro día daba mil vueltas, otro íbamos a cenar, veíamos una peli y hacia la técnica de bostezo-abrazo de las películas. Y así miles. Hasta que un dia me propuso que su novio vea toda las escenas. Y yo lo acepté.

29 comentarios:

  1. y luego? jajaja me dejaste picada, a parte me acaba de pasar, use una frase equitativa a la de "minovio" jajaja justo para lo mismo que la uso Flor, segun yo es no pienso lo mismo que ella, espero que luego mi inconciente no me traicione, ya como estoy no me entiendo, imagina encima eso... no thanks... pero y luego? no tardes en continuar

    ResponderEliminar
  2. ufffffffffff ke loco..!
    igual toda las locuras son 9inolvidables..

    ResponderEliminar
  3. Creo que hay que vivir mas historias como la que contas. El remoloneo interno que te da interactuar con un total extraño en una feria o en una estación de servicio es único.

    ResponderEliminar
  4. La vida se trata de esos momentos unicos que crean un punto importante en tu camino!!!

    ResponderEliminar
  5. Lindo. Hoy me sucedió algo similar. Una mina evidenetmente mayor que yo me hablo justo cuando yo estaba hablando por teléfono. La cuestión es que estuvimos hablando durante todo el trayecto del Sarmiento. Y fue una charla fascinante.
    En fin, me doy dando cuenta con el pasar de los transeúntes que las mujeres realmente no necesitan a los hombres más que para procrear. A ciencia cierta, hoy mismo, en el mismo colectivo, una ¿pareja? discutía y luego de que él fianlice la discusión con un "vos no sabes nada". Ella busco consuelo en la quien próximamente será su novia. Y bueh.

    ResponderEliminar
  6. auxilio!
    encima ese final, naaa
    no te voy a leer mas!
    beso

    ResponderEliminar
  7. Si hay un tema que me interesa mucho es el voyerismo...

    Espero ansiosa la próxima entrada.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. me gusta q vuelvas a postear periódicamente. Quiere decir que te gusta lo que escribes. A mi me encanta. Agrégame en facebook.

    jaja besos.

    ResponderEliminar
  9. No tenes ideaaaa cuanto esperaba que postees de nuevo D=
    Me gusta como se conocieron. Será que una mina heterosexual, cuando esta frente a otra que no lo es y detecta las indirectas, crea siempre esa "fantasía" de cómo sería estar con otra mujer? Y ahí es cuando se olvidan del novio y te buscan..
    Desvariando nada más.
    El final me dejó WTF, quiero saber como sigue!!
    Besitos nena, que andes bien=)

    ResponderEliminar
  10. …y miró como un hombrecito de tela.

    Lo lindo de relato es me fue muy fácil y natural imaginarlo.

    Salutes saluteros!

    ResponderEliminar
  11. Un relato frenético!!! Me quedo con las ganas de más.... Un besao!!!

    ResponderEliminar
  12. me caen muy mal esos mecanismos pakis.
    y como siempre me encantan tus historias.
    un beso lucero.

    ResponderEliminar
  13. Suele pasar cuando conoces a una chica y sabe por su gaydar que eres lesbiana o bi y no para de mencionar a su novio para que sutilmente sepas que es hetero, pero luego siempre hay algo detrás como te ha pasado a ti, es gracioso, me gusto tu expresion de peinarte la nuca porque yo tb lo hago.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  14. Qué afortunado ese muchacho jajajajaja.

    Abrazooooooo.

    ResponderEliminar
  15. Wou! es bueno animarse a hacer esas cosas que generalmente para la mayoría es privado..
    Me gusta porque te expresás bien claro.. Salvo una parte, si puedo saber... vos aceptaste a que el viera las escenas únicamente, no? :$
    Un besito!

    ResponderEliminar
  16. genial la caracterización de los snobs! (igual a veces uno come porque tiene hambre, a mi me gusta comer y mirar las obras al mismo tiempo... y si hay vinito las obras se vuelven más polisémicas... jajaja)

    y muy natural todo el relato. hermoso el gesto del muñeco de tela.

    un besote. siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
  17. No leí jamás un blog TAN BUENO, como el tuyo ♥

    ResponderEliminar
  18. Che, evidentemente, al escribir el comentario, sufría de problemas motrices graves!

    ResponderEliminar
  19. Me re encanché con tu blog, por favor no dejes de escribir, estoy muy entretenido de momento. Saludos!

    ResponderEliminar
  20. Ese juego de seducción es tan, tan excitante.
    Ahora me gustaría saber qué ocurrió cuando aceptaste. ¬¬

    El Profesor

    ResponderEliminar
  21. Pa... que grande tu forma de contarlo. Me encantó. Quiero seguir leyendo la historia y leyéndote. Porque al final no se si... ¿Sos lesbiana o no? Cua. Besos. Tania.

    ResponderEliminar
  22. Me leí todo tu blog, fue una especie de necesidad.
    Espero que sigas esta historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Me leí todo tu blog (:
    Lástima que no escribas desde Agosto :/

    ResponderEliminar