Me hacen feliz

miércoles, 12 de agosto de 2009

Lápiz y papel.

Mi mamá se encargó de encontrarme psicóloga. Era obvio que yo, bajo la excusa de que no tenía tiempo o de que ninguna me convencía, iba a dilatarlo lo más posible con la vana ilusión de que se olviden. Me llevó con una psicóloga que le recomendaron, Viviana. Era de Capital, cosa que le daba prestigio.


Cuando llegué extendió su mano a modo de saludo. Era la primera vez que no daba un beso en la mejilla para saludar a alguien. Y recordaba cuando mi mamá me decía dale un besito a la tía y yo lo daba aunque no quería. Ni siquiera habíamos empezado a hablar y ya parecía estar escarbando en el pasado.


Me dijo que pasara y me siente. Obviamente tenía un sillón grande que era mi puesto. Lo miré sarcástica y me dieron ganas de hacer la parodia freudiana pero me dije que era mal comienzo, que a esta edad no era gracioso sino insolente. En realidad no sentía tan lejano el hecho de haber dejado de ser niña y a su vez parecía que atrás había una ruta larguísima, como si me hubiera dormido en el camino y recién ahora podía darme cuenta qué tan lejos estaba de los recreos y las figuritas de dragon ball.


Al sentarme noté que la pared tras su sillón estaba empapelada de constancias, supuse de seminarios y capacitaciones. Más prestigio. Y aunque los papeles eran blancos, lo que yo veía como la opresión del silencio, estaban manchados de tinta, lo que siempre representó la expresión para mí. Me ilusionaba que de todo ese blanco y de todo lo que me atemorizaba podría hacer algo lindo, cuando lo exprese.


Comencé a hablar, hice rodeos, le dije cosas que en realidad no me importaban. Todavía no me acostumbraba a hablar con alguien tan distante de algo tan íntimo. El blanco no se llenaba sólo de palabras. O quizás si, pero las palabras parecían escritas con el miedo del lápiz y la seguridad de la goma de borrar.


Me fui diciéndome que era una pérdida de tiempo. En realidad sabía que yo era la culpable de que sea una pérdida de tiempo. Parecía escribir y borrar y ni siquiera prestar atención a lo que había escrito antes, hacerlo compulsivamente, hacerlo porque estaba ahí y la gente en el psicólogo hablaba. Cuando terminó la sesión y crucé la puerta, me paralicé al ver de nuevo el blanco. El cielo estaba hacinado de nubes. Parecía decirme que yo no iba a tener siempre la posibilidad de ser tan cambiante como él pero, en todo caso, mi blanco podía ser blanco toda la vida, mi silencio nunca llenarse, lo que me abrumaba podía perseguirme a todos lados aunque huya siempre, aunque me olvide de mirar para atrás, aunque escriba y borra. Era de nuevo Casandra y estaba interpretando el cielo. Y, una vez más, no lo estaba creyendo.


La sesión siguiente me aseguré de no usar grafito. Fui con toda mi sinceridad y sin rodeos, lo dije.


- Una cosa que no me deja tranquila es que me atraigan las chicas.


- Bueno, vamos a trabajar para repararlo.


- ¿Perdón? ¿Repararlo? Yo no soy la que tiene que ser reparada...es la sociedad. Si la homosexualidad existe en todas las sociedades, no es un mal de los homosexuales. O aunque no existiera en todas las sociedades, para combatir el hambre ¿generás condiciones dignas o matás al pobre?. Tu título debe ser de los sesenta.


Y me fui de un portazo. Sí, fui de lo más dramática. Exageradamente dramática, desordenada con mis pensamientos, distante como ella me había enseñado. Pero la situación lo exigía. Y estaba demasiado lastimada, no podía soportar esas palabras. Quizás con más tiempo, se podría haber explicado mejor. Pero para mí, sus palabras estaban escritas con tinta. Y no podía soportarlo, menos que al blanco.


Quizás ella se merecía palabras peores, pero no si de algo estaba segura a esa edad, en ese mar espumoso de inseguridades, era que no quería ser una persona hiriente que se exceda de los límites al ser sincera. O al menos intentarlo.


En ese tiempo no había uso masivo de celular, por ende no tenía. Esperé media hora a mi papá. Esperé y miré el cielo blanco, tenía mis ojos sin llorar, como el cielo, preparándose, conteniéndose, anunciando con ese blanco tan blanco una tormenta insoportable.


Cuando me subí al auto mi viejo me preguntó si pasaba algo. “Nada, pero ese consultorio no lo piso nunca más”. Mi viejo, siempre observador y con tacto, no dijo nada al notar que estaba conteniendo las lágrimas.


Mamá intentó persuadirme de que siga yendo, que un psicólogo no siempre te dice lo que te gusta, o que quizás debía ir a otra psicóloga. No acepté, aunque acepté volver a otro psicólogo cuando esté lista. Y esta vez no hubo peleas, impuse mi opinión sin tener que adaptarme al tener lindos argumentos (que de hecho eran mentira porque no tenía las agallas para decir la verdad).


Tardé años en estar lista para volver al psiólogo, años en reconocer qué era lo que me hacía huir. Y en ver al blanco como la paz que no tenía y que por eso me abrumaba.

53 comentarios:

  1. Intenté hacerla más corta esta entrada pero ya me costó partirla en dos con la anterior asi que...la hice larga :/

    ResponderEliminar
  2. no hace falta hacerla corta se lee en un segundo por que te atrapa, o por lo menos conmigo lo hizo,,, es lindo leerte y entrar a tu mundo a ver como sigue todo esto...

    ResponderEliminar
  3. tal vez no funcionó, porque no fue voluntario y posiblemente el motivo no fue el mas adecuado, ja´bueno que sé yo, solo opino..-


    en fin buen post.
    saludos!! por aquí andare rondando tu blog

    ResponderEliminar
  4. El tema con los psicólogos es, muchas veces, una cuestión de piel, pero ésta mina se fue a la re mierda.

    ResponderEliminar
  5. Buá!!! Cómo no vas a tener tus prejuicios con la psicología si en tu primera y dubitativa experiencia, cuando decidís abrirte y decir lo más importante de tu mundo, una idiota te tilda de enferma en 2 segundos!!! Mi diossss!!!
    Me enojé con esa tarada!!!
    Lo bien que hiciste en irte inmediatamente!!!!
    En cuanto al largo de tu post, si alguien así lo considera es porque es tan tarado como la psicóloga!!! Los posts no son largos o cortos por la extensión del escrito, sino que son interesantes o aburridos según el contenido del mismo, y obviamente en este caso, de largo no tiene nada!!! Lo que sí me quedó largo es mi comentario, ja
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Mientras mas larga es la entrada mas ganas me dan de leerla!, plagado de detalles eso es lo que me encanta.
    Y te digo algo mas, yo hubiese hecho lo mismo con la psicologa.
    Ahora..siempre que entro pienso, ¿cómo se llamará esta chica?
    No me gusta para nada llamar a una persona por su eleccion sexual.

    Así que, te voy a empezar a decir les (así me engaño un poco jajaja)

    Un besotte Les, cuidate!

    ResponderEliminar
  7. Un verdadero animal esta mujer...!!!
    Bueno la verdad un animal, por lo menos tiene instinto...

    ResponderEliminar
  8. ah yo pase por 5 psicologos diferentes...el ultimo hasta me cubria para q mi mama no se diera cuenta q me encontraba con mi ex ja un groso. como dijo alguien mas arriba es cuestion de piel pero esta q te toco es una imbecil...besotessss

    ResponderEliminar
  9. me esta gustando mucho este blog.
    gracias por compartir todo esto.
    y gracias por pasarte por el mio, ya te respondi a tu comentario alla.
    saludos

    ResponderEliminar
  10. si fue larga... pero no agonizante jaj asi q bien, yo nunca he ido a un psicologo ni me gustan las chicas...pero aun asi, encuentro absrdo "reparar" la homosexualidad...

    abrazo

    ResponderEliminar
  11. y así es como entendemos por qué te fuiste a la mierda de esa terapia.
    Vamos a ver como lo reparamos. ¿Qué onda, era electricista la mina? Una falta de respeto.
    Te banco.
    besote

    ResponderEliminar
  12. Yo entre al blog y dije "woow la entrada es mas larga, mejor." jaja es muy a atrapante la historia (siempre te firmo lo mismo).

    ResponderEliminar
  13. Me gusto mucho tu texto,esta lleno de emociones :).Yo fui a la psicologa y mucho no me gusta,prefiero contarles a mis amigas lo qe me pasa.E iba solamente por que mi vieja me tenia las tetas por el piso nada mas.
    Que andes muy bieen:D

    ResponderEliminar
  14. Ahh es la primera vez qe escribo.siempre veia el titulo qe ponias cuando firmabas otros blogs,pero no sabia si te molestaria qe lea un poco tus escritos...soy barbaaros,te lo aseguro.

    ResponderEliminar
  15. Yo coincido con eso de que el primer contacto con el psicoanálisis no fue muy bueno que digamos porque no fue voluntario... uno ya encara las cosas de otra forma. Igual estuvo mal lo que te dijo la mina, eso de "reparar"... me parece raro que una psicóloga te diga algo así sobre ese tema, estamos en el 2009, no jodan!, ya pasó la época en que estaba mal que fueras tal o cual cosa.

    ResponderEliminar
  16. Si te parecés a Amelie, me enamoré.

    ResponderEliminar
  17. ella una bestia.
    vos una valiente.

    Y de no ser así en el anterior post hacia referencia a dejarme con las historias por la mitad.. no sabiendo que pasará

    ResponderEliminar
  18. Y sí, a veces la gente habla pero en realidad no sabe. A veces son distintas perspectivas para ver la misma cosa.
    O sea, vos no creías para nada que fuera algo a reparar.
    Quizás ella no quería reparar tu tendencia sexual, sino que no estuvieras tranquila con tu tendencia sexual.
    No sé, con el tiempo y la pasividad es fácil ver algunas cosas. En ese momento supongo que quizás yo también me hubiese enojado.
    Y cuando uno es chico suele hacer las cosas dramáticamente por naturaleza.
    Si hay una frase que caracteriza a la adolescencia, a la transición es "no me comprenden" y es verdad, uno se siente totalmente incomprendido en estas nuevas experiencias. (Más vos, supongo, que encima por no ser del molde, no tenías con quien compartir tu interior -lo quisieras o no, no es lo mismo no tener a nadie con quien contar, que tener a alguien y decidir no contar con esa persona-).
    De nuevo tu viejo me pareció que hizo bien.
    Y tu mamá también, sigo insistiendo, aunque no haya salido bien, está bueno que los padres se den cuenta la falta de un espacio y te lo quieran brindar aunque no fuera con ellos.

    Me gustó lo del blanco, lo del lápiz, lo de la tinta.
    A veces ciertas palabras a uno nos quedan marcadas a fuego en la mente, y nos fastidian o nos generan bronca, porque quien las emitió lo hizo con tal seguridad... y no fuimos capaces de refutarle, de mostrarle el otro lado de las cosas.

    Bueno, ¡saludos!

    ResponderEliminar
  19. Odio a la gran mayoria de los psicologos, de hecho, he escrito varias veces sobre ellos.
    como puede ser que en el siglo XXI sigan pensando de esta manera?
    Dios...

    ResponderEliminar
  20. Prometo leer completa tu entrada hoy en la noche. Pasa que ahora no dispongo de mucho tiempo, pero leí en tu perfil que tu libro favorito es Rayuela y eso bastó para conquistarme.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. qué impresion que existan psicologos asi! Encima son de los que no hablan y cuando hablan es sólo para destruir. pienso en todos los que no pudieron ni pueden irse de un portazo. Vos estuviste impecable.

    ResponderEliminar
  22. como le diero el titulo a esa imbecil..por favor definitivamente tuviste LA MALA SUERTE... espero se haya revertido ... que duro lo que viviste tan chica... marca sin dudas... beso

    ResponderEliminar
  23. Te juro que me parece rarísimo. Nunca pensé que una psicóloga pudiera tener tan poco tacto y manejar tan mal una situación. Ahora entiendo tu desagrado del psicoanálisis, pero me parece una lástima que te haya pasado esto porque a mí hacer terapia me ayudó muchísimo durante todos estos años.

    ResponderEliminar
  24. Supuestamente un psicologo no tiene que hacer ver tus problemas con claridad y ayudarte a solucionarlos!? Qué bestia por favor.
    Qué bueno que hayas tenido esas agallas para decirle lo que estaba haciendo mal e irte, esta buenisimo porque defendiste e hiciste respetar tus creencias (buenas creencias)
    Saludos!! =)

    ResponderEliminar
  25. Pienso que hiciste bien en largarte de ese consultorio donde la "psicologa" no tuvo el profesionalismo con el tema, yo me huiera limpiado el culo con los papelitos de la pared, toy enojada. No por esta tarada podemos calificar de la misma forma a los demás de la especialidad.

    El post me parecio muy corto, nos vemos en el siguiente post, no tardes demasiado.

    Besos

    ResponderEliminar
  26. No duré mucho yendo a la terapia, cuando fui para mi segunda sesión mi psicóloga me abandonó, dijo que mi historia le recordaba la suya. Y obvio que eso era insoportable para ella. Bueno, qué se va a hacer?

    Un gusto entrar en tu mundo, volveré más veces!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Tal vez la psicologa queria que reaccionaras así, tal vez era mala, tal vez no era la que a vos te servía. LO cierto es que en mí la terapia pudo hacerme reconocer valiosas partes ocultas y desenredar algunos temas pendientes.
    Ojala descubras una a tu medida y te haga bien.

    beso grandote

    (y sabias palabras las tuyas que involucran a la sociedad)

    ResponderEliminar
  28. a mí el psicólogo me ayudó demasiado, pero no te das una idea lo mucho que me costó encontrar uno que realmente entienda lo que yo quería decir.

    besos!

    ResponderEliminar
  29. Sabés que la psicóloga que yo iba,me blandía una crucecita de oro adelante mio siempre,muy creyente,no era mala mina,pero no conseguí nada yendo,y jamás de los jamases le pude decir que me gustaban las chicas...Así que bueno,dejé de ir,y no me cambió nada.

    Ahora sí,siempre leo tu blog,la verdad que es muy atrapante! Saludos!

    ResponderEliminar
  30. Yo entendí que lo que iban a reparar era que vos no estuvieras tranquila, no que fueras lesbiana. Pero capaz entendí mal, obvio.
    Igual, qué tema los psicólogos. Nunca hice terapia pero me costaría mucho elegir.

    ResponderEliminar
  31. Los psicólogos me causan cierta repulsión, debe ser por esa p ahí adelante :)

    No sé, nunca fui a ninguno. Cuando hablo con alguien y me entero que es uno de esos se acabó la charla, no puedo hablar más, pensando que va a analizar todo lo que digo.

    ResponderEliminar
  32. Hola Lesbiana,

    No sé si yo tuve suerte pero el primer psicólogo con el que decidí tomar terapia resultó un amor y me ayudó bastante. Él nunca tuvo problemas con mi homosexualidad, de hecho le preocupaban más otros aspectos en los que trabajamos.

    Y pasndo a otro tema, aclarándo un poco de tu duda sobre lo que es chilango, te dejo un link al respecto:

    http://doloresgaribay.blogspot.com/2008/04besos-chilangos.html

    Besos chilangos :)

    ResponderEliminar
  33. esta bien el tamaño, se lee rápido
    pucha flaca q este post me llego, a mi tambien me llevaron al psicologo y tambien solo una vez, no lo mande al diablo, porque no tuve tiempo. pero me negué a regresar.
    bien hecho.

    ResponderEliminar
  34. Es que hay momentos en los que una persona está tan susceptible...que no hay argumento de amigo, familiar, psicólog, brujo que nos caiga bien. Viste? por ahi el hecho de ir al psicologo en si no es lo que nos hace ser concientes de que es lo que nos hace huir. A mi una vez me pasó que habia ido al psicologo...dejé...y a los 3 meses me di cuenta que era lo que me hacía huir. Es como que hay un momento en el que "te cae la ficha". Pero para eso, se necesita tiempo (cosa que por ahí el resto no entiende),y entre sus ganas de vernos bien...nos motivan con argumentos que no nos convencen.
    BESOTE GRANDE!! Espero que hayas mirado el cielo, no hay nada mas lindo que el cielo!!
    BUEN FIN DE SEMANA!!!!!

    ResponderEliminar
  35. Con todo respeto a Nick...pero con TODO RESPETO,EH?...ponele, yo soy estudiante de psicología y al análisis no lo uso con mis amigos o con las personas que leo en blogs. Eso depende enserio de como se toma la persona el estudio de la psicología, od e como se tome el psicologo a su profesión.
    Hay un codigo ético que impone que uno no pude ser terapeuta de amigos ni de familiares(lo cual me parece perfecto). Justamente no podemos ser terapeutas de ellos porque ellos encierta medida forman parte de nuestro comportamiento, de nuestro inconsciente y asi.
    No te digo que le tengas cariño a los psicólogos, pero no hay que generalizar. Con mis amigas me sigo mandando las mismas gansadas de siempre y no las analizo ni me interesa hacerlo...por algo son amigas.
    Y es cierto, la spciología es un negocio...pero está en uno darle el valor como para que no te agarren como objeto de recaudación. Al igual que con los médicos ¿Cuantos medicos hay que te piden miles y miles de análisis innecesarios, solo por facturar más? Millones!! Por eso, hay que estar atento. Espero no te enojes, es solo mi opinión. Saluditos:)

    ResponderEliminar
  36. Al leerte me di cuenta que en todos lados hay mucha ignorancia sobre ese tema de la homosexualidad, cada uno es feliz en lo que desea y sin embargo parece que no quisieran que la palabra"Felicidad" tuviera esos ojos

    Es largo tu texto y sin embargo lo escribes tan bien que ni se siente, asi que eso dice mucho de tu talento

    un saludo

    andrés

    ResponderEliminar
  37. Ahh bueno!

    Una estupida la psicologa.

    ResponderEliminar
  38. Creo que estuvistes muy bien... Para mi eso fue una falta de respeto y mas ella siendo psicologa.

    Fui unas cuantas veces a terapia a veces me ayudo en cosas improtantes y muchas otra no me ayudo mucho.

    "-Los psicologos son como criticos de arte... pueden deducir y sacar conclusiones de nuestros sueños y de cosas que hacemos... le buscan el pelo al huevo....... pero cuando le preguntas al artista o el pintor porque dibujo eso te va a decir..... estaba aburrido, y me salio asi....nada mas ni nada menos.-"

    Gracias por pasarte por el blog me dan mas ganas de escribir ^^

    ResponderEliminar
  39. Lamentablemente por mas titulo que tengan los psicólogos son personas como las que hay en todos lados...y ya sabemos que la mayoría de la gente es muy muy gila

    ResponderEliminar
  40. Siendo benévolos, podemos pensar que lo que ella quería "reparar" era el hecho de que te sientas mal porque te gustaban las chicas, y no que te gusten.

    Pero si, como vos interpretaste, te dijo que había que reparar tu homosexualidad, ni siquiera merece que la juzguen como psicóloga sino como persona pensante. Tu problema no es haberte cruzado con una mala psicóloga, es haberte cruzado con una soberana pelotuda.

    Por lo que decís, entiendo que tiempo después volviste a ir a terapia. Espero que haya sido con mejor resultado o, por lo menos, un mejor mientras tanto.

    ¡Salute!

    ResponderEliminar
  41. por suerte yo me llevo bien con los psicólogos que se me han sido asignados... pero que vean a la homosexualidad como una enfermedad y no como una orientación sexual -lo que realmente es- no me parece correcto

    ResponderEliminar
  42. Con todo respeto, odio a los psicologos. Bah, no es odio, pero siempre tuve como cierto rechazo.
    Ese termino.. "Reparar", me dio como escalofrios.


    He vuelto, perdon por la ausencia! jaja Un besito nena...

    ResponderEliminar
  43. yo todo bien con los psicologos...
    pero creo q es un error ir obligado... x q pasa lo q t paso a vos....
    en fin
    nuevo en este blog... deberia chusmearlo un poco mas para entender mejor
    :)

    ResponderEliminar
  44. Pues yo hubiera reaccionado igual, pero que se piensannnn grrrr reparar el que??? puede que su cerebro,no? porque no veo otra cosa que haya que reparar!!!
    Besitos
    Yoyo

    ResponderEliminar
  45. Lo irónico que no me gusten los psicólogos, es que yo estudio 'psicología' sexual x)

    ResponderEliminar
  46. Whao!.. mucho le di al tercer boton del mouse para poder comentarte... te aplaudo por eso!.

    Excelentes palabras: "pero las palabras parecían escritas con el miedo del lápiz y la seguridad de la goma de borrar".


    Ten buen dia!

    ResponderEliminar
  47. No solo sos hermosa, escribis de puta madre mujer! Viviana? era en un 7 piso? jaja mi psicologa anterior, era tal cual a la tuya. Poco tacto, bastante hiriente, cosas asi.. siga escribiendo muchacha, me gusta, me gusta.

    ResponderEliminar
  48. jaja buenísimo el post, lo de reparar, muy probablemente haya sido reparar el malestar que te provocaba que te gusten las chicas, no reparar tu libre desear...

    dulcinea

    ResponderEliminar
  49. Huy esta entrada es muy vieja, pero igual quiero comentar. Yo estudio Psicología y he escuchado varias veces en mi faucltad y desde distintas teorías hablar de la homosexualidad como una enfermedad a reparar. Por supuesto me parece algo completamente retrogrado, sin embargo no todos los psicológos comparte esta postura. Yo hace dos años que estoy haciendo terapia con una psicologa psicoanalista, y ella me ayudo a aceptar que me gustaban las chicas, asi que bueno tampoco hay que meter a todos los psicoanalistas en la misma bolsa. Me gusta mucho tu blog, saludos :)!

    ResponderEliminar
  50. Me ha encantado este blog ^^...

    ResponderEliminar